En días recientes, severas tormentas invernales y temperaturas gélidas han afectado diversas regiones de Estados Unidos y del norte de México, dejando particularmente vulnerables a los desamparados.

Debido al descenso de temperatura en Estados Unidos se registró una severa tormenta invernal la cual arrojó nieve y hielo, provocando que miles de personas se quedaran sin servicio de electricidad.

Portland, Oregon, fue la zona más afectada con más de 200.000 personas sin luz. Las autoridades advirtieron que tardará uno o dos días, o quizás más, para restablecer el servicio, y los meteorologos vaticinaron más condiciones adversas en los próximos días.

Las condiciones climáticas, la pérdida de electricidad y la falta de transporte llevaron a la gobernadora de Oregon Kate Brown a declarar el estado de emergencia para zona metropolitana de Portland la tarde del sábado.

Grupos de voluntarios trataban de proteger a desamparados en Casper, Wyoming, y el Servicio Nacional de Meteorología advirtió que las temperaturas podrían caer a 37 grados centígrados bajo cero (35 grados Fahrenheit bajo cero). En los estados de Washington y Oregon las autoridades abrieron albergues de calefacción para garantizar que los sin techo estén a salvo del frío y la nieve.

La falta de electricidad podría continuar por varios días más en la zona de Portland, advirtió Elizabeth Lattanner, vocera de la compañía eléctrica PGE.

Numerosos árboles se partieron bajo el peso de la nieve y el hielo, tumbando cables eléctricos y provocando explosiones de las cajas interruptoras. Para el mediodía del sábado, había más de 1.200 cables tumbados, señaló Lattanner.

Por otra parte, Monterrey, amaneció con una temperatura de 2 grados, cielo nublado y con una ligera llovizna durante las primeras horas.

Sin embargo, la próxima semana continuarán las temperaturas bajo cero.