Andrés Manuel López Obrador, presidente mexicano, dijo desde Oaxaca, que en México se está realizando investigación para desarrollar una vacuna contra el COVID-19 a través del Conacyt y otros centros de investigación, la cual podría llamarse “Patria”.

“Con todo respeto, porque son iniciativas de Conacyt (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología), centros de investigación públicos, pero también empresas privadas, vamos a sugerir que la vacuna nuestra se llame Patria. Ya apartamos el nombre”, dijo el presidente en conferencia de prensa desde la sureña ciudad de Oaxaca.

El mandatario propuso este nombre para emular las vacunas cubanas Soberana 01 y Soberana 02, que está desarrollando el Instituto Finlay de Vacunas.

“En México también hay investigación”, recordó López Obrador.

En la conferencia de prensa, el secretario mexicano de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, explicó que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) tiene registradas seis vacunas en fase clínica: dos cubanas, una mexicana, una chilena, una argentina y una brasileña.

El canciller dijo que “por supuesto” México mantiene “comunicación” con Cuba para que sus vacunas puedan estudiar su fase tres, la que se aplica en humanos, en territorio mexicano.

El gobierno de México anunció este domingo el inicio de la vacunación contra el covid-19 de los adultos mayores de 60 años, luego de que a finales de diciembre iniciara la aplicación de vacunas al personal sanitario.

Las autoridades iniciarán el lunes la vacunación en varias localidades del país tras haber recibido en la madrugada un cargamento de 870.000 dosis del laboratorio británico AstraZeneca producidas en India, parte de un acuerdo de compra de dos millones de vacunas.

“Queremos que a más tardar a mediados de abril ya estén vacunados aun con primera dosis los 15.717.170 adultos mayores de 60 años (en el país)”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador durante una conferencia de prensa.

México inició el 24 de diciembre pasado la aplicación al personal de salud de la vacuna producida por la alianza estadounidense-alemana Pfizer-BioNTech, con quien acordó la compra de 34,4 millones de dosis.

El gobierno dijo que el martes espera recibir más vacunas de ese laboratorio, que había suspendido las entregas por la ampliación de su planta en Europa.