• Las impresoras 3D METHOD X se utilizan para el diseño rápido, la creación de prototipos y la producción de piezas personalizadas de uso final en la temporada 2020 de la copa NASCAR

 

México –”El avance de la fabricación aditiva es algo que he defendido en los últimos años. Creo que cambiará la forma de fabricar en nuestro deporte”, dijo Michael Leavine, vicepresidente de Leavine Family Racing. Leavine Family Racing corrió con el Toyota Camry núm. 95 en la copa NASCAR desde el  2011 hasta el 2020. El equipo completó la temporada 2020 de la Copa NASCAR con un puesto entre los 20 primeros, con el aspirante a Novato del Año Christopher Bell al volante.

 

Leavine llevaba años utilizando la impresión 3D para los coches de carreras del equipo, y descubrió la tecnología cuando buscó un método rentable para fabricar los discos de un centímetro de ancho que se utilizan para rellenar los agujeros de los divisores de los coches, que es un componente de los coches, aerodinámico sensible y que ofrece una mejora del rendimiento, en lugar de comprarlos a un proveedor. Los discos moldeados por inyección solían costar cinco dólares cada uno y sólo se utilizaban una vez antes de ser desechados. Leavine compró una impresora 3D de gama baja en Internet y empezó a imprimir los discos en la propia empresa con material PLA, lo que acabó ahorrando al equipo entre 20.000 y 25.000 dólares al año.

 

Después de eso, comenzó a explorar otras aplicaciones en las carreras con la impresión 3D, como la creación de prototipos a la medida  y la fabricación de fixtures.

 

Leavine seleccionó la impresora 3D MakerBot METHOD X™ por su impresionante cartera de materiales y termoplásticos avanzados, que es adecuada tanto para la creación  de prototipos rápidos como para las piezas de uso final. La capacidad de METHOD para imprimir a temperaturas extremadamente altas también fue una ventaja para Leavine, que necesitaba materiales con una gran solidez y alta resistencia al calor para piezas más exigentes. El equipo optó por tres impresoras 3D MakerBot METHOD X, dos para el garage y uno que podría instalarse en la oficina de Leavine o llevarse de viaje para su uso en sitio en las carreras.

 

“Seleccionamos la MakerBot METHOD X por sus capacidades avanzadas, que nos permitieron producir mejores piezas y más ligeras muy rápidamente. METHOD es una de las unidades más sofisticadas del mercado, desde la facilidad de conectividad, podemos manejar las tres impresoras desde nuestra computadora portátil, hasta los materiales avanzados que pudimos utilizar, desde ABS hasta fibra de carbono de nylon, pasando por la cámara térmica de construcción que garantiza la precisión y la repetibilidad de la impresión en todo momento”, afirma Leavine.

 

Con el acceso directo e inmediato a las capacidades de impresión 3D de la empresa, los técnicos de los coches de carreras pudieron producir rápidamente prototipos y piezas de uso final ellos mismos, ahorrando tiempo y dinero, y permitiéndoles utilizar plenamente la creatividad de las personas del equipo.

 

“Nuestro equipo tenía nuevas ideas, nuevos usos, y nuestro uso de la impresión 3D se amplió a partir de ahí. Se convirtió en algo cotidiano para nosotros y nuestras impresoras funcionaban constantemente. No esperábamos que la impresión 3D se convirtiera en una parte tan integral de nuestra producción. No solíamos fabricar nuestras propias piezas; siempre las comprábamos a los proveedores. Pero entonces llegó la capacidad de fabricar nuestras propias piezas y nos abrió los ojos para hacer las cosas mejor, más rápido, más barato y más eficiente”, añadió Leavine. “La capacidad de controlar el proceso de producción en la propia empresa, sin tener que gestionar proveedores externos que también tienen demandas de otros clientes, fue fundamental. Pudimos controlar todo, desde el proceso hasta la calidad de las piezas, y mucho más”.

 

Utilizando METHOD, el equipo imprimió carcasas de cámaras ficticias que se montaron en la cola del coche. Pudieron fabricar estas carcasas para no tener que quitar las piezas listas para la carrera durante el proceso de fabricación de la carrocería, lo que les permitió ahorrar tiempo en su proceso de producción y bajar costos al no tener que comprar piezas a un proveedor externo.

 

El equipo también utilizó METHOD para imprimir el conducto de entrada de aire del interior del coche, un sistema de refrigeración del conductor que se utiliza para introducir aire fresco en el vehículo y que es esencial para optimizar el rendimiento del piloto durante las carreras. Era importante que esta pieza fuera resistente al calor, ya que se encuentra en una parte caliente del coche, pero se utiliza para mantener al piloto fresco durante la carrera. Lo que podría afectar el rendimiento del piloto en la pista.

 

Para esta pieza, utilizaron Nylon Fibra de Carbono de MakerBot debido a su alta resistencia y capacidad de rendimiento térmico. El material Nylon Fibra de Carbono produce piezas fuertes y precisas, y puede utilizarse para imprimir piezas de sustitución de metal en algunas aplicaciones. La cámara térmica de la impresora 3D METHOD X alcanza hasta 110 grados Celsius, lo que permite que las piezas se enfríen gradualmente para evitar que se deformen o se curven.

 

Además, Leavine pudo probar las piezas impresas más rápido que si hubiera subcontratado la producción de las mismas.

 

Y señaló: “Solemos realizar muchas pruebas con nuestras piezas. La tensión que aplicamos a las piezas puede llegar a ser un 200% superior a la que experimentarían realmente en el circuito, lo que nos permite ver qué piezas fallarían y en qué momento. Si una pieza crítica falla durante una carrera, puede ser la diferencia entre ganar o quedar en último lugar. La capacidad de probar la calidad de las piezas, y de iterar rápidamente, es importante”.

 

“Hemos estado muy contentos con nuestra colaboración con MakerBot. Nos han ayudado a ponernos en marcha y a conseguir piezas de calidad en los coches de carreras”, concluyó.

 

Para obtener más información, visite www.makerbot.com/method.