Decidió la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) reducir en 25 puntos base la tasa de interés de referencia a 4 por ciento, en un contexto en el que la actividad económica en México tuvo una contracción en 2020, debido a la pandemia del coronavirus, que causa la enfermedad covid-19 y pese al repunte de la inflación en enero de este año.

“Es necesario salvaguardar el ámbito institucional, fortalecer los fundamentos macroeconómicos y adoptar las acciones necesarias en los ámbitos monetario y fiscal, para propiciar un mejor ajuste de los mercados financieros nacionales y de la economía en su conjunto”, refirió.

Asimismo, se señaló que hubo una mejoría en el último trimestre de 2020 a un ritmo ligeramente mayor al previsto, aunque por debajo de los niveles previos a la pandemia, en un entorno incierto y con riesgos a la baja. En tanto, la inflación general anual se redujo de 4.09 por ciento en octubre, su mayor nivel del 2020, a 3.54 por ciento en enero de 2021, mientras que la subyacente disminuyó de 3.98 por ciento a 3.84 por ciento.

“Las expectativas de la inflación general para el cierre de 2021 aumentaron ligeramente y las de mediano y largo plazos se mantuvieron estables en niveles superiores a la meta de 3 por ciento”, destacó. Hacia el segundo semestre, el Banxico anticipa aumentos en la inflación general asociados principalmente a los efectos de la reducción en los precios de los energéticos del año pasado, y una trayectoria decreciente a partir del segundo semestre.

El instituto central manifestó que, ante los retos para la inflación, la actividad económica y los mercados financieros, es necesario propiciar un ajuste ordenado y que permita un cambio en precios relativos sin afectar el proceso de formación de precios y las expectativas de inflación.