El movimiento global Amnistía Internacional, denunció el registro en línea habilitado por el gobierno de México para adultos mayores de 60 años, por excluir sectores de la población pidiendo la Clave Única de Registro de Población (CURP).

El requisito excluye a una gran parte de la población que no cuenta con este documento, y por lo tanto pone en riesgo la salud pública”, compartió la organización en un comunicado.

Dicha advertencia la emitió la Alianza Movilidad Inclusiva en la Pandemia, una coalición de más de 30 organizaciones y albergues en México y Centroamérica, liderada por el Instituto para las Mujeres en la Migración, el Grupo de Monitoreo Independiente de El Salvador y Amnistía Internacional.

La vacuna de COVID-19 no debería de depender a un documento de identidad del que adolece el Estado mexicano y que se ha suplido de manera discrecional con la credencial del Instituto Nacional Electoral (INE), pasaporte y, en este caso, la CURP”, expresó Gretchen Kuhner, directora del Imumi.

Para la activista, “hacerlo es dejar en el limbo a la población migrante, mexicana deportada, binacional que no ha podido acreditar su nacionalidad mexicana por falta de una apostilla, e indígena migrante interna”.

Las organizaciones denunciaron que el Gobierno de México no ha publicado ningún plan que permita a las personas que no tienen una CURP acceder a las vacunas.

De igual manera, a lo largo de la pandemia se reportó que el Gobierno de México ha fallado en garantizar a poblaciones en movilidad el acceso efectivo a la salud y a medidas de detención del contagio.