El hombre de 60 años a quien se le había detectado el virus con una similitud del 96.3 por ciento con la cepa de Reino Unido, murió a causa de la misma enfermedad el pasado 24 de diciembre, así lo informó el secretario de Salud de Nuevo León, Manuel de la O Cavazos.

Los médicos tienen bajo observación a su esposa y a una hija de 39 con las que vivía, así como a otro hijo de 33 con el que tuvo contacto y la cónyuge de éste.

Señaló que en el transcurso de las próximas 72 horas conocerá si el fallecido estaba infectado de la llamada variante británica, que es más contagiosa, aunque no más agresiva, de acuerdo a los recientes hallazgos médicos.