Proclamado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 2019, a través de un decreto oficial se reconoció la importancia de la banca internacional con el fin de financiar el desarrollo sostenible y de mejorar la calidad de vida de la población mundial.

Este reconocimiento surge a partir de la llamada volatilidad financiera, la cual, la ONU tiene la expectativa de erradicar con apoyo de los Bancos Nacionales de desarrollo, que en la actualidad, cuenten con una buena administración.

Se espera que los Bancos cuenten con la capacidad de ayudar a muchos países a elaborar planes de financiación que les permitan alcanzar los objetivos del desarrollo sostenible.

Este plan busca satisfacer las necesidades más inmediatas de muchos países que están atravesando fuertes dificultades económicas, sociales y ambientales.