Sopa de letras – Washington y AMLO

Hoy analizamos el escrito de agradecimiento en la Embajada de México en Washington del Licenciado Andrés Manuel López Obrador, en grafología la firma nos proyecta el exterior y en el texto se puede ver por la cantidad de trazos  lo que es realmente su día a día..

De letra mediana que indica en ocasiones buena adaptación y equilibrio entre los pares opuestos, con cierta tendencia a la rutina esto es producto de una inteligencia y una sensibilidad poco desarrolladas, orgulloso, con cierta necesidad de llamar la atención, falta de realismo, poco fijado en los detalles con gran necesidad de representación; revela a menudo insatisfacción, con cierta falta de concentración que linda casi con la falta de equilibrio.

 

En este tipo de escritura se revela un sentimiento de inferioridad muy intenso que el escritor trata reiteradamente de compensar; le cuesta vivir sus contradicciones o se halla de algún modo descentrado debido a un conflicto entre lo ambicioso de sus aspiraciones y una capacidad insuficiente para llevarlas a la práctica; le es importante quedar bien con los que considera sus superiores, de apariencias, de comprar a los demás cariño y respeto que no puede obtener por sí solo.

 

Con un índice seguro de adaptabilidad siempre y cuando le convenga, de comportamiento maleable cuando tiene fines a su favor sin embargo se aprecia falta de sinceridad, revela inconsistencia y en ocasiones de carácter huidizo, descarado y audaz: de escritura angulosa en sentido favorable indica voluntad, tenacidad, coraje y sentido de disciplina en el aspecto negativo se traduce en terquedad, obstinación, vengativo, inflexible hasta llegar a la rudeza.

 

De espíritu confuso, puntilloso tiende a crear condiciones embarazosas, vive en la perturbación y la incoherencia, muy vanidoso gusta de halagos que le son de vital importancia; gusta de llamar la atención; en ocasiones es conflictivo laboralmente, de carácter cerrado difícil de cambiar de ideas, no permite influencias exteriores, disimulado, orgulloso y desdeñoso, sin embargo en lo personal tiene  una gran vida interior; confirmando los trazos anteriores se revela nuevamente obsesión y posesión.

 

De escritura encadenada o remarcada si bien a veces revela cualidades de prudencia, reflexión y discreción, constituye también un buen indicio de mentira, falsedad y disimulo; nuevamente aparece la terquedad, en ocasiones solo espera la ocasión para pasar a los hechos  para así satisfacer sus necesidades de destrucción; de escritura que simula grupos es decir que existe una búsqueda de equilibrio, vive entre la intuición y la lógica, entre la necesidad de contacto siempre dirigido hacia una meta y el encauzamiento del interés hacia sí mismo, entre el deseo y la acción y una cierta tendencia a la inactividad.

 

Trata de coordinar ideas con hechos y cuando no le es posible tiene fuertes reacciones hacia los seres que lo rodean; de escritura pastosa, asume el medio, en su vida personal tiene gran sentido de receptividad, de vida instintiva de calor humano y apertura a la vida, hedonista, los apetitos del cuerpo rigen su comportamiento, no tiene reglas de conducta exterior; en lo laboral en ocasiones no controla su carácter y denota falta de mesura,  de ponderación, impulsividad, irreflexión, ligereza, superficialidad, exageración y arrebato y algunas veces por su carácter irreverente puede llegar a tanta inestabilidad que se convierte en neurosis.

 

En un medio gráfico favorable esta clase de trazos clasifica al tipo pensador, alerta, perspicaz con agudo sentido crítico y a veces con una gran tendencia a la polémica que puede ser mordaz e incisiva; en el medio gráfico desfavorable se muestra agresivo, de carácter difícil la gran mayoría y con un gusto deseable tiende a contrariar, hasta la voluntad deliberada de hacer sufrir, fuerte tendencia al masoquismo, refuerza un exceso de lógica llevado a veces incluso a los razonamientos más absurdos.

 

En conclusión, los trazos del Presidente son de tono vital bajo, con una cierta fragilidad, con tendencia a sufrir el efecto de las cosas sin poder evitarlo, siente profundamente las influencias exteriores, no obstante tener alto índice de superficialidad, de voluntad débil e irresoluta, de falta de sentido de la realidad, de desidia, de dejadez e inconsistencia; sus trazos no tienen fuerza  pudiera ser por problemas de salud, tiende a manejar muy altos niveles de ansiedad, no es un hombre tranquilo, en algunos casos se siente atacado y agredido de la nada, se considera el “ombligo del mundo”, le sabe dar vuelta a los problemas, se escabulle y no se enfrenta, intolerante, nervioso impaciente, terco, ideático, intuitivo, obstinado e idealista, en lo económico es muy ambicioso no es un buen administrador;  sobra decir que su estilo y forma de gobernar es usando los micrófonos como si fueran tanques de oxígeno y no obstante seguir moviendo los hilos como si estuviera en campaña aquí en México, al llegar a Washington se “olvidó” de todo lo que prometió para “defender” al pueblo mexicano y pese a su  terquedad y carácter voluble se tuvo que cuadrar…

Lydia Montes de Oca Jiménez, perito en grafología y grafoscopia.

Twitter: @lydimdeo

Instagram: @lydimdeo

Facebook:  Lydia De Oca

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de Cadena Política.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí