Investigadores de la Universidad de Columbia en coordinación con especialistas de la Universidad Autónoma de México UNAM, enviaron una carta solicitud al Servicio Nacional de Pesca Marina del gobierno de Estados Unidos (NMFS) para  poder llevar a cabo pruebas sísmicas en las costas de Guerrero, sin embargo, estas podrían causar daño en al menos treinta especies de mamíferos marinos que habitan en las costas de Guerrero, en aguas mexicanas, durante un lapso de un año, a partir del próximo 1 marzo, alertó el Centro para la Diversidad Biológica.

“Se publicó en el Diario oficial de Estados Unidos –el Federal Register– el día de hoy, es un proyecto para hacer pruebas sísmicas en la costa de Guerrero. Es una solicitud para acosar y dañar mamíferos marinos, los cuales habitan en costas de Guerrero”, destacó Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica.

En en el Registro Federal del gobierno de Estados Unidos se publicó este miércoles que el Servicio Nacional de Pesca Marina (NMFS) recibió una solicitud del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty (L-DEO) de autorización para acosar mamíferos marinos de manera incidental, como parte de sus estudios geofísicos en la brecha de Guerrero frente a la costa de México en el Pacífico Tropical Oriental.

“Se trata de una solicitud de afectar y posiblemente matar mamíferos marinos de la costa mexicana a través de pruebas sísmicas. Si no es porque en Estados Unidos se realiza este trámite, no nos enteramos. El matar mamíferos marinos de forma intencional jamás debe ser autorizado”.

Entre las especies que se estaría afectando están la ballena azul, el delfín nariz de botella y el lobo marino de California, entre una treintena más.

Puedes leer: Población de tortugas, con crecimiento positivo en Quintana Roo

En el proyecto están involucrados investigadores de L-DEO de la Universidad de Columbia, del Instituto de Geofísica de la Universidad de Texas (UTIG) y la Universidad del Norte de Arizona (NAU), en colaboración con investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad de Kioto y con financiamiento de la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

El documento dice: “Proponen realizar estudios sísmicos de alta energía desde el buque de investigación Marcus G. Langseth en y alrededor de la brecha de Guerrero frente al oeste de México. El estudio propuesto utilizaría una topografía sísmica bidimensional (2-D) para cuantificar la hidratación de las placas entrantes y examinar el papel de los fluidos en el comportamiento del deslizamiento de megaempuje en y alrededor de la Brecha Guerrero de la Fosa de América Central”

Se espera que el crucero de investigación propuesto dure 48 días, incluidos aproximadamente 20 días de operaciones de reconocimiento sísmico, tres días de tránsito hacia y desde el área de reconocimiento, 19 días para el despliegue y recuperación de equipos y seis días más de tiempo de contingencia por mal tiempo.

 

información: medios