En Guadalajara hay 45 mil viviendas deshabitadas. Y el Centro Histórico es la zona donde más se padece esta problemática, con 380 fincas en esta situación, indica Rafael Orendain Parra, coordinador de Proyectos Estratégicos del Ayuntamiento.

Explica que no necesariamente son espacios abandonados, sino que es una mezcla de inventario nuevo disponible o fincas viejas, por lo que la estrategia es repoblar ese perímetro con opciones atractivas para los habitantes.

“Lo que se busca en esta administración es elevar el costo de la vivienda económica, elevar el mercado, deben promediar las viviendas un millón 100 mil pesos. En las pasadas administraciones había un segmento que promovía vivienda desde los 700 mil pesos, pero en el análisis creemos que si queremos mejorar los servicios en general del Centro, así como el flujo de personas y la calidad de los productos y la prestación de los servicios, los centros de consumo, tenemos que pensar en una vivienda de un nivel mayor”.

Destaca que el tema del precio es una propuesta de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi).

Añade que habrá un polígono como recomendación para otras áreas con precios más económicos y en otras densidades. “Las zonas como el Parque Agua Azul y las cercanas a Huentitán tienen condiciones favorables para otro tipo de vivienda. Al Centro hay que llenarlo de virtudes de nuevo, tiene condiciones favorables para que tengamos giros comerciales más propositivos y adecuados”.

Adelanta que se realiza un inventario general de todas las fincas que están disponibles, ya sea para venta, renta o aportación, y que requieran un mantenimiento adecuado para estar en función, con la intención de vincularlas con desarrolladores o empresarios que buscan reactivar e instalar algún negocio.