Una UNAM neoliberal

Por: M.C. y H. Oswaldo Rodríguez Amaya

 

Hace algunos días, el presidente Andrés Manuel López Obrador arremetió contra la máxima casa de estudios de América Latina, la UNAM, una crítica que no encontró eco ni en propios ni extraños de dicha Universidad.

 

Es importante mencionar que AMLO señaló que la UNAM se derechizo, haciendo referencia a que no estuvo a la altura de las circunstancias durante el neoliberalismo, sin embargo, yo creo que al presidente se le olvidó que la UNAM no solo es de las mejores universidades de América Latina y también de las mejores en todo el país, en donde miles de estudiantes conviven en cada una de sus aulas o campus.

 

Según su portal, la Universidad Autónoma Nacional de México fue fundada el 21 de septiembre de 1551 con el nombre de Real y Pontifica Universidad de México. Es la más grande e importante Universidad de México e Iberoamérica, teniendo en todo momento como propósito primordial estar al servicio del país y de la humanidad, formar profesionistas útiles a la sociedad, así como organizar y realizar investigaciones.

 

Dicha Universidad ha sido protagonista de grandes movimientos que han sacudido a todo el país y que han generado antes y después en la vida social, política y económica de México, generando grandes acciones en la nación que hoy AMLO gobierna.

 

Emilio Ledezma, en El Universal señaló que, si bien es cierto, la UNAM no debe de estar exenta de críticas, las instituciones que se vuelven sagrados o intocables, suelen acabar convirtiéndose en obsoletas. Sin embargo, en el contexto de la larga lucha por la autonomía, cuando la crítica viene desde el poder ejecutivo corre el riesgo de convertirse en un ataque.

 

Así mismo, señala que, si bien la UNAM ha sido históricamente asociada con el progresismo, el verdadero valor de la universidad radica en su pluralidad y su libertad. La UNAM no debe ser criticada por haber “cambiado de ideología”, sino que debe de ser celebrada por ser un espacio de libertad intelectual.

 

De esta misma forma, coincidiría con dicho columnista en el sentido que la crítica de AMLO perdió la gran oportunidad de generar la construcción de una UNAM con mejor calidad académica, con mejores instituciones o simplemente, corregir todo aquello que en lo administrativo ha representado un retroceso hacia la excelencia académica.

 

Además de lo anterior, pareciera que al propio presidente se le ha olvidado que algunos de los protagonistas de la Cuarta Transformación han sido egresados de la máxima casa de estudios, lo que nos obligaría a preguntarnos, ¿a caso ellos también estuvieron a favor del neoliberalismo?

 

Si bien, para el propio presidente, la UNAM se volvió individualista y se sometió a la política neoliberal, fue la que lo formó académicamente a él, así como a nueve secretarios, titulares o embajadores de su gabinete. Lo anterior implica que, de los 19 secretarios que conforman el gabinete de AMLO, el 31% estudiaron en la UNAM, aunque seguramente por el “pésimo servicio” de dicha Universidad, según el portal Expansión, López Obrador reprobó 14 materias, por lo que tuvo que presentar varios exámenes extraordinarios.

 

Finalmente, podemos concluir que este es otro capítulo más desde esta gran serie que lleva tres años y que seguramente continuara, una serie que tiene su escenario principal en el Palacio Nacional, un espacio donde se construyen escenarios políticos, pero también, en donde se destruyen. Al tiempo.