Latitud Megalópolis

El terror y la desesperación por no localizar a un ser querido, es un momento que nunca quisiéramos vivir, pero no estamos exentos de que pueda pasar. En el mejor de los casos, quizá sólo por un error en los canales de comunicación, y en éste espacio, deseamos que nunca suceda, así que siempre debemos prevenir y si sucede, saber qué hacer.

Primeramente, debemos llamar al número de emergencias, 9-1-1 en todo el país, allí, se concentran operadores de todos los cuerpos de emergencia.

En el 9-1-1, no tenemos que estar haciendo llamadas a los diferentes centros hospitalarios o de retención, ya que aquí se concentra la información en caso de accidente o detención por delitos o faltas administrativas.

Al momento de llamar, tenga a la mano los siguientes datos:

Generales: nombre, domicilio y teléfono de contacto.

De la persona extraviada: nombre, señas particulares, descripción de la vestimenta, si viajaba en algún vehículo, sus características y matrícula, y si cuenta con algún medio de comunicación.

De manera alterna, llame a sus familiares cercanos para verificar si su familiar se encuentra con ellos, y si es así, notifíquelo al 9-1-1.

Como siguiente paso presente una Denuncia de extravío en cualquier Agencia del Ministerio Público, NO ES NECESARIO QUE HAYAN PASADO 24 O 72 HORAS, LA DENUNCIA SE INICIA DE MANERA INMEDIATA.

Es importante que lleve usted una identificación oficial y aportar datos concretos:

El día y hora aproximada de la desaparición, así como las probables circunstancias en las que ocurrió el extravío, (salió con amigos, al trabajo, a una reunión, que transporte tomó, etc.) esto es muy importante ya que ayudará a las autoridades a localizar al extraviado por medio de los últimos movimientos previos a su desaparición.

Los datos descriptivos, la edad, sexo, rasgos físicos y señas particulares de la persona desaparecida (lunar, cicatriz, condición de salud o genética, o cualquier cosa que pueda ayudar a identificar a la persona), si ya ha transcurrido tiempo, mencionar si podría tener algún cambio, barba por ejemplo.

Trate de presentar, un acta de nacimiento, fotografía reciente y alguna identificación que cuente con huellas dactilares de la persona que se está buscando, aunque no son indispensables estos requisitos.

Ésta angustia, se multiplica en el caso de menores y en éstas circunstancias, se cuenta con el Programa Nacional Alerta Amber, con el que se busca recuperar a menores de edad desaparecidos, extraviados o sustraídos.

El primer paso para evitar el extravío es prevenirlo:

Asegúrese de que los menores se aprendan la dirección y un teléfono de contacto.

Considere que las niñas y los niños, las personas con discapacidad y adultos mayores, lleven consigo una identificación en alguna bolsa, colgada del cuello, o en una pulsera.

Es importante instruirlos para que no acepten regalos o dulces de personas desconocidas y que no hablen con ellos sin usted no está presente.

Tanto para menores como para adultos, las redes sociales se han vuelto una forma de vida, ya hemos hablado de la prevención en el ciberespacio, pero siempre debemos estar atentos de no publicar información de riesgo en redes.

Recuerde, siempre será mejor prevenir y saber qué hacer.