Entendiendo a la Clase Media

 

Por una #SociedadHorizontal

El mes de octubre pasado, la Dirección General Adjunta de Investigación del INEGI, publicó un documento denominado, “Cuantificando a la Clase Media en México 2010-2020”. A la luz de la discusión que generaron las últimas declaraciones del presidente López Obrador, en las cuales calificó a este segmento de la sociedad mexicana como “aspiracionista”, vale la pena revisar los resultados de dicho estudio, con el fin de comprender la relevancia para el país que tiene este segmento.

Más allá de la discusión sobre la diferencia entre el sentimiento de pertenencia “antropológico” -se dice que el 70% de los mexicanos se consideran de clase media- y las cifras concretas. El estudio presenta información puntual sobre la estratificación que ha experimentado el país a lo largo de la última década, en cuanto a nivel de ingresos y perfil de gastos.

En primer lugar habría que destacar que, pese a los altibajos, desde hace unos diez años aproximadamente uno de cada cuatro mexicanos se ubica en este segmento socioeconómico.  En 2010 la clase alta representaba un 1.7% del total de la población, el 39.2% era considerado clase media y 59.1% se entendida como clase baja. Para el 2020, las cifras cambiaron. La clase alta representó el 0.8%, la clase media el 37.2% y la clase baja un 62%.  ¿Qué tan importante es la clase media para el desarrollo de distintos mercados en el país?

Según el estudio, las familias de clase media tienen un mayor gasto en educación, cultura y recreación; también destinan una importante porción a gasolina y consumo de alimentos, bebidas y tabaco fuera del hogar. En cuanto a servicios, el 20.4% de la clase media tiene acceso a servicio doméstico, sólo el 31.5% a escuela privada, el 41.7% a tarjetas de crédito, el 55.3% a TV de paga, el 61.6% a automóvil y el 74.0% a internet.

Adicionalmente, en los períodos de Calderón y Peña Nieto, la clase media experimentó un ligero incremento que disminuyó en el gobierno de AMLO. En los últimos dos años el 42.7% de la población que estaba en esa condición, pasó a representar un 37.2% de la misma. Más allá de la polémica mediática, el análisis en cuestión permite cuestionar con mayor claridad ¿qué políticas públicas han impactado positiva o negativamente en este segmento social? ¿Cómo han impactado dichas decisiones en el desarrollo social de las regiones del país?

Las entidades de la República Mexicana que representaron el mayor porcentaje de clase media respecto al total estatal son la CDMX, Colima, Baja California, Sonora, Querétaro, Sinaloa, Nayarit, Aguascalientes, Edomex, Quintana Roo, Nuevo León, Michoacán y Chihuahua. Estos datos nos ayudarían a profundizar en, ¿cuáles son los sectores productivos que más han crecido en dichos territorios? ¿Cuál es el perfil de empleo que han permitido el incremento de esta clase social? ¿De qué forma ha incidido la política nacional y local para dicho desarrollo?

Una respuesta útil es: ¿alrededor de cuanto ganan los hogares de clase media? En 2020, el ingreso promedio mensual de los hogares de clase media en el ámbito urbano fue de $23,451 pesos, mientras que en el ámbito rural fue de $18,569 pesos. Estos ingresos están mayoritariamente vinculados a corporaciones, compañías y empresas privadas. En contraste, la clase baja lo esta a negocios independientes, personales o familiares. Para efectos del estudio, resulta relevante saber que quienes forman parte de este segmento tienen una mayor participación en los cargos gubernamentales que otros segmentos de la sociedad. Es decir, el capital humano relevante para exigir una buena administración pública, se ubica en este sector socioeconómico. ¿Cómo podemos fortalecerlo para tener un mejor gobierno?

Sirvan estos datos para empezar a estudiar a fondo, la realidad cotidiana de este importante segmento de la sociedad mexicana. En un momento de polarización, en el que se ha puesto a discusión el “estatus” de la gente, para incitar una rivalidad entre ricos y pobres, la situación que guarda la clase media puede ayudar a “suavizar” el debate y servirnos como un espacio intermedio que disminuya las tensiones prevalecientes.

La #SociedadHorizontal puede encontrar en la clase media un ámbito social  para discutir el país que tanto anhelamos, uno sin tanta confrontación y con mejores condiciones para la construcción colectiva.