Recientemente, el líder de la organización Pueblos Unidos Migrantes, Irineo Mujica Arzate, y el coordinador del Centro de Dignificación Humana A. C., Luis Rey García Villagrán, mienten al afirmar que el objetivo de la caravana es regularizar a las personas migrantes, de lo contrario ya hubieran aceptado la propuesta del instituto.

Posteriormente por medio de un comunicado, el INM manifestó lo siguiente.

“Aseguran que el INM ha desatado una violencia física y psicológica e impulsa una campaña de xenofobia en contra del contingente de personas migrantes, cuando la autoridad ha cumplido con su responsabilidad al salvaguardar la integridad física de sus integrantes, al ofrecer regularizarlos, trasladarlos a albergues de puertas abiertas y proporcionarles documentos que acrediten su estancia regular”.

“La actitud y falta de colaboración de los líderes parece más cercana a la de los traficantes de personas o ‘polleros’ que ponen en riesgo la integridad y vida de la población migrante. Es el caso de las personas que integran la caminata y presentan diversos síntomas de enfermedades, pero no son diagnosticadas o atendidas de manera adecuada, especialmente las niñas, niños, adolescentes y mujeres embarazadas”.

“Han afirmado que el INM quiere separar a las familias, cuando se les ofreció regularizar con las tarjetas de visitante por razones humanitarias a menores de edad, mujeres embarazadas, enfermos, personas con discapacidad y a los que tienen resuelta de manera positiva su solicitud de refugio, así como a sus familiares”.

También te puede interesar
Reina Isabel II elogia a México con fotografía de Felipe de Edimburgo en Michoacán

“Mienten al acusar que el INM ha reprimido a quienes conforman la caravana, cuando los Grupos Beta los acompañan y auxilian. Se han respetado sus derechos humanos y, para el escrutinio de la actuación del instituto, se ha pedido la presencia de observadores de las comisiones nacional y estatal de los Derechos Humanos quienes vigilan la caravana”.

“Indican que no se atiende a personas enfermas y lesionadas, cuando Irineo Mujica Arzate, arbitrariamente obligó a un migrante a bajar de una ambulancia para ser retornado a la caravana, mismo que se agravó y tuvo que ser atendido y conducido nuevamente en una ambulancia por los Grupos Beta del INM hacia un hospital”.

“Mienten al señalar que se incumple con la entrega de tarjetas a los solicitantes de refugio, y como prueba el periodista de nacionalidad nicaragüense, Carlos Fernando Padilla, quien cubría la travesía de la caravana y recibió del INM la Tarjeta de Residente Permanente, al momento de exhibir su resolución positiva ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar)”.

“Los promotores de la caravana han dicho que marcharán a la Ciudad de México para exigir la regularización de su condición migratoria, pero también han expresado que, a como dé lugar, ya sea con amparos y documentos migratorios o incluso sin ellos, intentarán llegar a la frontera norte”.