Latitud Megalópolis

La diputada Carolina Viggiano Austria, presentó una iniciativa de reformas a la constitución política con la finalidad de crear el Instituto para Devolver al Pueblo los Programas Sociales, cuyo propósito fundamental es coadyuvar a poner fin a la crisis económica.

Pidió dejar de lucrar con la pobreza. “México merece un gobierno comprometido con las personas más vulnerables, que trabaje con hechos. Gane quien gane, todas y todos tienen derecho de acceder a los programas sociales sin preocuparse por su permanencia; sin tener que ajustarse a la agenda electoral”, puntualizó.

Su propuesta de reformas al artículo 26 constitucional, va encaminada a que se manejen todos los programas sociales con transparencia y para devolverle dignidad a quienes necesitan de un subsidio.

Señaló que diversos estudios e investigaciones, como los del Instituto de Estudios sobre Desigualdad, muestran que mientras en 2016 los programas sociales llegaban al 67% de hogares en pobreza extrema, para 2020 el alcance fue de 43%; en contraste, apoyos a hogares más ricos pasaron del 3% al 7%.

Por otra parte, sostuvo que durante los últimos tres años el gasto en Protección Social se incrementó 43 por ciento, sin embargo, datos de la Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), muestran que la pobreza se incrementó en casi 3.8 millones de personas (1.5 millones han pasado a pobreza extrema). Por dar a conocer estos resultados, el CONEVAL se vuelve incómodo al gobierno.

Estos alarmantes datos, precisó, revelan que la política social y los programas centrados en el combate a la pobreza no han cumplido su objetivo, pues lejos de disminuir la brecha de desigualdad, se advierte una polarización entre los distintos estratos sociales, la clase media desaparece y, tristemente, cada día hay más pobres.

También, revelan la conformación de un gobierno que ha sido indolente ante la situación de los pobres, ya que, en lugar de buscar una mejor calidad de vida para todas y todos los mexicanos, se ha dedicado a construir una política clientelar que pretende construir un bastión electoral.

Advirtió que la figura de los servidores de la Nación fue creada por este gobierno para formar un padrón de personas que requieren de la atención prioritaria de la Secretaría de Bienestar, promocionandose como personas que trabajan para llevar los programas sociales.

Sin embargo, dijo, a pesar de su importante labor, la pobreza continúa en ascenso y vemos con tristeza que los programas se transforman en una moneda de cambio; tanto es así que el delito electoral de condicionamiento de los programas se incrementó en un 46% al pasar de 208 denuncias en las elecciones de 2018 a ser de 304 en las de 2021.

Por último, señaló que con esta reforma se garantiza la despolitización de la política social y la construcción de un trabajo transparente, eficaz, eficiente y apartidista. La iniciativa de la diputada Viggiano Austria fue turnada a la Comisión de Puntos Constitucionales para su estudio y dictamen.