Tal como anunció en días pasados, Ivonne Ortega Pacheco presentó hoy formal denuncia en contra de Rolando Zapata Bello, ex funcionarios públicos de la administración 2012-2018 y quien o quienes resulten responsables por actos y omisiones que llevaron a la cancelación del hospital de Ticul.

En el documento, presentado ante la Fiscalía General de la República, se expone que la construcción de dicho hospital formaba parte de un contrato (Proyecto de Prestación de Servicios) asignado en licitación pública y que incluía también el suministro de servicios, insumos, operación, seguridad y mantenimiento para proporcionar servicios de salud a la población de 13 municipios del Sur de Yucatán durante 25 años.

Sin embargo, como es del conocimiento público, el proyecto fue cancelado en 2015 por parte de la administración estatal encabezada por Zapata Bello, lo que motivó un litigio por parte de la empresa titular del contrato y un tribunal de arbitraje condenó al gobierno del Estado a pagar una indemnización de 740 millones de pesos.

Recientemente, los gobiernos estatal y federal llegaron a un acuerdo con la empresa para que ésta se desista de su demanda y entregue la infraestructura a fin de que el IMSS concluya el hospital y preste el servicio en fecha por definir.

“Desde hace años se han venido diciendo muchas mentiras sobre el Proyecto. Por eso presenté hoy la denuncia ante la justicia federal para que se investiguen los hechos, se documente el proceso y se determinen responsabilidades”, afirmó Ivonne Ortega.