Nota de Maya Comunicación

No hay duda de que los NFT o tokens no fungibles son la tendencia más popular en la comunidad criptográfica en este momento. Desde celebridades hasta empresas respetadas, todo el mundo habla de lanzar sus propias NFT.

Pero no todos los NFT son iguales: aunque algunos valen una fortuna, otros pueden ser prácticamente inútiles. Echemos un vistazo a algunas de las formas más rentables en que las personas y las empresas están ganando dinero durante la actual fiebre del oro de NFT.

Los Non Fungible Tokens, conocidos por sus siglas en inglés, NFT, son activos digitales que no existen de forma tangible, pero adquieren propiedades únicas e irremplazables por un similar. Algo muy parecido a lo que sucede con las obras de arte que hoy en día se exponen en museos, pero en este caso, en el contexto digital.

Un NFT puede ser cualquier pieza que exista únicamente en formato de archivo digital, ya sea una imagen, animación, vídeo, GIF, película, archivo de texto, álbum musical, etc…

Los NFTs, al igual que las criptomonedas, se almacenan en blockchain, un libro de contabilidad compartido y transparente que permite llevar registro de quién posee “equis” pieza y además, posibilita verificar la autenticidad de estos archivos.

Cómo generar dinero

1. Obras de arte digitales
Cuando se trata de pura rentabilidad, las obras de arte individuales de NFT son, por mucho, los tokensno fungibles más valiosos jamás creados.

El 11 de marzo, la historia de la tecnología blockchain y la historia del arte cambiaron para siempre. Christie’s, una de las casas de subastas más famosas del mundo, vendió una obra de arte de NFT por 69 millones de dólares. Fue la primera vez que Christie’s subastó una obra de arte totalmente digital.

La pieza titulada ‘Todos los días: Los primeros 5000 días’ fue creada por el artista digital Mike Winkelmann, mejor conocido como Beeple. El NFT no es una obra de arte única, sino un collage de 5000 imágenes tokenizadas que Beeple fue creando todos los días a lo largo de los años.

2. Coleccionables con licencia
Tokenizar coleccionables parece la aplicación más natural y obvia de la tecnología NFT. Las marcas que ya vendían coleccionables físicos, como tarjetas intercambiables, ahora también pueden vender lo mismo en forma digital. Dado que los tokens no fungibles tienen una rareza demostrable, el precio de una tarjeta digital intercambiable puede ser mucho más alto que el precio de su contraparte física.

Hasta ahora, las tarjetas deportivas son, por mucho, el tipo más popular de coleccionables con licencia NFT. El primer proyecto de tarjetas deportivas NFT permitió a las personas intercambiar tarjetas con licencia de futbolistas, pero recientemente la NBA también lanzó su colección de tarjetas NFT. Es muy probable que otras organizaciones deportivas lo sigan pronto, y los coleccionistas también podrán comprar tarjetas NFT de béisbol o hockey.

Pero las tarjetas deportivas son solo un ejemplo de para qué se pueden usar las NFT. Cualquier objeto de colección físico también se puede convertir en un token no fungible. Si bien las tarjetas de colección físicas se pueden dañar fácilmente, las NFT se pueden almacenar de forma segura en el blockchain y nunca perderán calidad.

3. Videojuegos NFT
Los videojuegos basados ​​en NFT podrían muy bien ser el futuro de esta tecnología. Hasta ahora, ninguno de los juegos que utilizan tokens no fungibles ha logrado ganar gran popularidad, pero el potencial de aplicar NFT a los videojuegos parece tremendo.

Ya se sabe que los jugadores gastan fortunas en artículos virtuales. Oro de World of Warcraft, cajas de botín de Call of Duty o máscaras de Counter Strike: todos estos mercados ya valen miles de millones. Si cualquier empresa importante de videojuegos decide vender elementos del juego como NFT, el impacto de tal decisión tanto en los ecosistemas de juegos como en los de blockchain sería enorme.

También vale la pena señalar que los desarrolladores de videojuegos NFT se encuentran entre los creadores de tokens no fungibles más ambiciosos, y los elementos NFT dentro del juego podrían impulsar la evolución de la tecnología no fungible.

En comparación con las simples tarjetas de colección digitales, o incluso con las NFT más interactivas, como las obras de arte virtuales, las NFT de videojuego son, por mucho, las más avanzadas. Los tokens no fungibles utilizados en los videojuegos pueden ser muy complejos, completamente interactivos y pueden cambiar con el tiempo, por ejemplo, al actualizarse o subir de nivel junto con el personaje del jugador.