En vísperas del Día de Muertos, y en México se afinan los últimos detalles de las ofrendas que sirven para recibir a las almas de sus difuntos.

La pandemia de covid-19 ha provocado que las fotos de decenas de miles personas que han fallecido durante el último año aparezcan en los altares.

Las ofrendas son aquellos altares que se dedican a los difuntos para que sus almas puedan regresar temporalmente al mundo de los vivos para abrazar a sus familiares durante el 1 y 2 de noviembre, cuando se celebra el Día de Muertos.

Durante el Día de Muertos, la familia se congrega ante el altar, y se convierte en un hervidero de recuerdos y anécdotas.


También te puede interesar: Mariposas Monarca y su relación con el Día de Muertos


Con 288.000 muertos confirmados, más de 3,8 millones de casos detectados y tres olas de contagios, México es el cuarto país del mundo con mayor número de decesos por la pandemia, superado solo por Estados Unidos, Brasil y la India.

El colorido Día de Muertos nace de la fusión entre tradiciones prehispánicas y católicas, y muestra cómo se funden en un abrazo de la tristeza por la pérdida de alguien y la alegría por la vida que queda.

Tras las restricciones del año pasado por la época más cruda de la pandemia, este año, gracias al avance de la vacunación, se retomarán varias actividades y se reabrirán muchos cementerios para recibir a visitantes que quieran ver a los difuntos.