Pese a la crisis por la pandemia, la cartera de créditos hipotecarios otorgados por instituciones bancarias muestra una tendencia al alza en Jalisco. Ésta pasó de 37 mil 777 millones de pesos (MDP) durante el primer trimestre de 2020 a 43 mil 269 MDP al cierre del primer semestre de 2021, según datos de la banca comercial.

El mercado de créditos está conformado por préstamos que las instituciones financieras otorgan para la adquisición de vivienda, autoconstrucción, remodelación o mejoramiento individual, créditos a la liquidez y para pago de pasivos hipotecarios.

De acuerdo con el reporte de Indicadores Básicos de Créditos a la Vivienda, del Banxico, con corte a marzo de este año, la cartera de créditos para la compra de vivienda otorgada por la banca comercial consolidada estuvo constituida por 1.4 millones de créditos, con un saldo de un billón de pesos.

En el reporte anual del Infonavit, publicado la semana pasada, se informa que desde octubre del año pasado, la banca comercial comenzó a tener crecimientos positivos y en este año su variación llegó a nuevos máximos.

Se destaca que durante el segundo semestre del año pasado y los primeros seis meses del actual, el mercado hipotecario mostró gran recuperación frente a la caída de enero a junio del 2020.

En el reporte del Infonavit se acentúa que la producción de vivienda de interés social ha contribuido a una más rápida recuperación de la economía local.

Entre enero y septiembre de este año, la construcción de vivienda económica aumentó en la Entidad. Se construyeron 95 mil 741 casas de las conocidas como “huevito”, frente a las 61 mil 431 reportadas durante el mismo periodo del año pasado, según datos del Registro Único de Vivienda (RUV).

Se trata de casas  con un valor de entre 321 mil  pesos y 544 mil  pesos como máximo, que usualmente son adquiridas con el crédito del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) o del Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Fovissste).

En el reporte anual del Infonavit, publicado la semana pasada, se recuerda que desde mayo  comenzó a operar el nuevo esquema del crédito en pesos, con una tasa de interés fija definida con base en el nivel salarial del derechohabiente y con pagos mensuales fijos en pesos durante toda la vida del crédito.

El monto máximo del crédito para la adquisición de vivienda nueva o existente se incrementó, “lo que permite la adquisición de una casa de mayor valor y mejor ubicación”.

El mes pasado, el director general del Instituto, Carlos Martínez Velázquez, indicó que se acabó con la tasa fija del 12% para todos los niveles salariales.

“El que menos gana, menos paga. Eso es reactivar la economía de abajo hacia arriba. Con esto beneficiamos a los que menos ganan y también a todos los trabajadores”.

Con la reciente modificación a la Ley del Infonavit será posible otorgar más financiamientos para la adquisición de vivienda nueva o existente, compra de suelo, construcción, ampliación, mejora, autoproducción, pago de pasivos hipotecarios, refinanciamiento de deudas relacionadas con la vivienda y créditos a garantizarse con el saldo de la Subcuenta de Vivienda, según el reporte anual.

Quedó también establecida la posibilidad de dar créditos a los derechohabientes que no tengan una relación laboral activa, pero sí una cuenta en el Infonavit.

Las nuevas soluciones financieras se desplegarán gradualmente a partir del segundo semestre de este año y hasta diciembre de 2023.