Tras la imagen de un Manchester United,  humillado por el Liverpool en el clásico de Inglaterra y en el que Mohamed Salah demostró ser el mejor futbolista de la Premier League (0-5), cientos de aficionados abandonaron el Old Trafford, avergonzados.

Tres goles para el egipcio, uno para Naby Keita y otro para Diogo Jota, con lo que se goleó al Mánchester y  seguramente a su técnico,  Ole Gunnar Solskjaer al que ya no le queda argumentos para aguantar en el puesto.

Desde la previa se apreciaba que el Liverpool es mucho más equipo que un United. Sin embargo, en los Clásicos se espera que estas diferencias se acorten. 

 

Pero es que entre el Liverpool y el Manchester United, y más concretamente entre Jürgen Klopp y Ole Gunnar Solskjaer, la diferencia es notoria. Sobre todo en una tarde en la que la defensa de los ‘Diablos Rojos’ es invisible, con un Harry Maguire perdido y evidenciando que los 80 millones de euros que pagaron por él fueron excesivos.

Con una facilidad pasmosa, el Liverpool se metía en el área del United, como aquellos aficionados que irrumpieron en Old Trafford hace meses para protestar por la Superliga.

Cabe recordar que, la goleada, la más dura desde que el Tottenham registró un 1-6 en octubre de 2020 y el City otro 1-6 en octubre de 2011, provocaba el suspiro de Alex Ferguson en la grada y la risa de Kenny Dalglish. Una humillación que puede sentenciar a Solskjaer y que deja al United séptimo, a ocho puntos del líder, y al Liverpool segundo, a un solo punto del Chelsea.