Los Lakers pesar de su derrota, solamente el ver juntos a las tres estrellas generó que el entrenador de los Warriors, Steve Kerr, reconociese que era algo “fascinante” porque se trataba de tres jugadores que lo han conseguido todo en la NBA.

El ansiado debut de los nuevos “Big 3” de Los Angeles Lakers, formado por el alero LeBron James, el pívot Anthony Davis y el base Russell Westbrook, se dio la pasada noche en el Staples Center con una derrota que sufrieron ante los diezmados Golden State Warriors.

“No tengo ninguna duda que será una gran atracción verlos durante toda la temporada regular”, comentó Kerr. “Ahora tendremos que ver cómo funcionan en la competición, que es lo que cuenta”.

De momento, los tres juntos al concluir los tres primeros cuartos, ya tenían en su haber anotados más de 10 puntos cada uno.

También puedes leer: Sedena conmemora 75 años del Estadio de la Cd. de los Deportes

Kerr recordó ser analista de televisión cuando James se unió a sus primeros “Big 3“, en Miami, con el escolta Dwyane Wade y el pívot Chris Bosh en 2010 y que, a medida que se conocían, jugaban mejor.

Los Heat perdieron las Finales de la NBA en el primer año juntos de los “Big 3“, pero luego ganaron las dos siguientes. “En general, esto lleva tiempo”, valoró Kerr. “Se verá muy diferente a fin de año que ahora”.

Davis anotó 20 puntos en 30 minutos; James agregó 17 en 26 minutos; y Westbrook logró un doble-doble de 10 tantos, 10 rebotes y seis asistencias en más de 28 minutos de acción.

Mientras los “Big Three” de los Lakers debutaban, Kerr le daba descanso a las estrellas de los Warriors, encabezadas por el base Stephen Curry y el ala-pívot Draymond Green, mientras que el escolta Klay Thompson todavía no está recuperado de la cirugía de tendón de Aquiles derecho.

Pero los Warriors que salieron al campo se mostraron llenos de energía ante la oportunidad de jugar contra el equipo de los Lakers y en un ensayo general con la mayoría de sus estrellas veteranas.

Los Warriors y Lakers se enfrentarán el próximo martes en la noche inaugural de la temporada regular, en el mismo escenario del Staples Center.