El canal LBCI informó que la red eléctrica del Líbano se ha apagado por completo después de que las centrales eléctricas de Al Zahrani y Deir Ammar dejaran de funcionar porque se quedaron sin combustible.

Las instalaciones se habrían quedado sin combustible porque el gobierno carecía de divisas para pagar a los proveedores de energía extranjeros y al parecer, los barcos que transportaban petróleo y gas se negaron a atracar en Líbano hasta que los pagos por sus entregas se hicieran efectivos en dólares estadounidenses.

La situación del suministro de energía ya tenía problemas antes del apagón total, los residentes solo tenían electricidad durante dos horas al día.

Unas horas después de completa oscuridad, la Agencia Nacional de Noticias de Líbano (NNA) informó que la electricidad se había restablecido parcialmente en algunas regiones del país gracias al suministro de combustible procedente de las reservas de emergencia y que el suministro volvería en el resto del país gradualmente en las próximas horas.

Cabe mencionar que el Electricité du Liban (EDL) advirtió a finales de septiembre de un apagón general y completo por falta de combustible y no podía garantizar la estabilidad y sostenibilidad de la red eléctrica. La corporación anunció que había agotado todas las opciones y que ya no podía garantizar un suministro mínimo de electricidad debido a esta situación ajena a su voluntad.