El embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, aseguró que los recursos de la hoy extinta Iniciativa Mérida van a continuar, pero serán destinados a otras áreas que definan en conjunto ambos países.

En conferencia de prensa, el diplomático también informó que Washington ha pedido al gobierno mexicano que permita que sus agentes, entre ellos de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), operen en México. “Vamos a recibir cooperación del gobierno mexicano, que fue acordada ayer, para asegurarnos de que los recursos del orden público y la seguridad que tenemos funcionando aquí en colaboración con las autoridades mexicanas tengan la capacidad para hacerlo”, dijo Salazar.

“Así que, sí, eso incluye nuestro pedido, y estamos trabajando con el gobierno mexicano para tener la oportunidad de traer de nuevo a agentes, incluyendo de la DEA, pero lo estamos haciendo de una manera en la que estamos en asociación con México”, detalló el estadounidense.

El diplomático también subrayó que todo lo que implicó la Iniciativa Mérida, sobre todo en materia de recursos, continuará pero a través de un trabajo conjunto con el gobierno federal.

“El dinero sigue, vamos a ver a dónde se va a ir y lo haremos en colaboración con México”, declaró Salazar.

Apenas el viernes pasado, México y Estados Unidos decidieron poner fin a lo que fue la Iniciativa Mérida para sustituirla por el Entendimiento Bicentenario.

El nuevo acuerdo implica que ambas naciones se comprometan a trabajar en conjunto para hacer frente a la inseguridad, pero con perspectivas que tienen que ver con salud pública y desarrollo, entre otros.

Ken Salazar subrayó que los recursos por parte de su país continuarán, solamente que ahora las dos administraciones trabajarán más de cerca para asegurar que tengan un mejor uso.

“Los recursos los hay, pero la diferencia es que ahora trabajamos más de cerca para asegurar que esos recursos se usen mejor”, señaló el embajador.

En 2007, se anunció la Iniciativa Mérida como un proyecto entre México y Estados Unidos que llevaría a una nueva etapa en la cooperación entre los dos países. Se determinó que se destinarían mil 600 millones de dólares, los cuales serían entregados a México en un lapso de tres años y no en efectivo, sino a través de equipo de distinta índole, para combatir a la delincuencia.

Asimismo, en el proyecto también se incluyó entregar una mínima cantidad de recursos para Guatemala, Honduras y El Salvador, además de Haití y República Dominicana.

En los 13 años de la Iniciativa Mérida, el gobierno estadounidense entregó a México más de 2 mil millones de dólares en especie, el cual se destinó para las secretarías de la Defensa Nacional y la Marina, la hoy extinta Policía Federal, la entonces Procuraduría General de la República (PGR), el Servicio de Administración Tributaria (SAT), el Instituto Nacional de Migración (INM), así como a gobiernos locales, e incluso al Poder Judicial.

Al respecto, el embajador Ken Salazar ayer celebró la firma de un nuevo acuerdo entre México y Estados Unidos, pues se trata, aseguró, de un nuevo proyecto para proteger a las personas en los dos lados de la frontera.