Zapatos en impresiones 3D, ya es una posibilidad gracias a un joven ingeniero llamado Cornelius Schmitt. El ingeniero le mando un mensaje por WhatsApp a Heron Preston para presentarle el modelo, a lo que quedo impresionado. La tecnología de impresión en 3D le permite imprimir calzado con un material similar al de un calcetin.

“Voy a recordar eso para siempre”, dijo Preston, un diseñador que llevó la moda urbana a la alta costura en la década de 2010 con su colectivo Been Trill.

Los zapatos en impresiones 3D son acolchados y con un estilo “reptiliano”. Se imprimieron en Alemania por la empresa de Schmitt, Zellerfeld. Se comenzaron a comercializar el martes, a través de una rifa benéfica en StockX para ayudar a Global March, una organización sin fines de lucro enfocada en acabar con el trabajo infantil.

También puedes leer: Dicen que los polos opuestos se atraen, Moda y Videojuegos

El boleto para la rifa tiene un costo de 10 dólares y solo contaran con tres ganadores, que recibirán el nuevo calzado en color negro, naranja o blanco. Próximamente se lanzaran al mercado en un lanzamiento de 200 pares en la página de Zellerfeld.

Los compradores formarán parte de un programa de pruebas beta que permite canjear los zapatos deportivos, reciclables del todo, y reimprimirlos en un nuevo par cuando haya una actualización disponible. (Todos los compradores recibirán una actualización gratuita. La empresa aún no ha revelado el precio de los zapatos). Pueden pedir su talla de calzado estándar o escanear sus pies mediante una aplicación para obtener un ajuste personalizado.

Es un modelo vanguardista en el terreno de los zapatos deportivos, y Preston, de 38 años, ha comparado la experiencia, que comenzó antes de la pandemia, con ponerse una linterna en la cabeza y sumergirse en una cueva, “sin saber de verdad lo que íbamos a descubrir”.