Detienen a Timothy George Simpkins, presunto responsable de tiroteo en escuela de Texas, joven de 18 años que habría disparado contra sus compañeros tras una pelea en un aula de la secundaria Timberview en Arlington, dejando heridas a cuatro personas.

Autoridades explicaron que una de las víctimas sufrió heridas leves y rechazó tratamiento médico, mientras que los otros tres fueron llevados a un hospital.

De los cuales, tres son estudiantes y el otro es un adulto que creen que podría ser un profesor

El ataque ocurrió durante una pelea en el instituto de secundaria de Timberview en la localidad de Arlington, donde el autor del tiroteo huyó del lugar y más tarde fue capturado.

En una rueda de prensa, el jefe adjunto de la Policía de Arlington, Kevin Kolvye, explicó que una de las víctimas sufrió heridas leves y rechazó tratamiento médico, mientras que los otros tres fueron llevados a un hospital.

La policía indicó que no se trata de un suceso de violencia fortuita en el centro, sino que fue una pelea.

Timothy George Simpkins fue detenido sin incidentes y acusado de múltiples cargos de agresión agravada con un arma, tuiteó el Departamento de Policía de Arlington.

 

Después de que se difundió la noticia del tiroteo, los padres se reunieron en el Centro de Artes Escénicas del Distrito Escolar Independiente de Mansfield, a unos 8 kilómetros de la escuela secundaria, para encontrarse con sus hijos, que fueron trasladados en autobús. Entre ellos estaba Justin Rockhold, cuyo hijo de noveno grado le había enviado un mensaje de texto para hacerle saber que estaba bien.

Rockhold dijo que ha servido en el Ejército y se basó en esa experiencia para instruir a su hijo, diciéndole que mantuviera la cabeza gacha y se mantuviera quieto para mantenerse a salvo. Cuando se le preguntó si había pensado que algo podría suceder en la escuela, dijo que su entrenamiento militar también es un recordatorio de las peligrosas realidades de la vida.

“Obviamente, en Estados Unidos, en el mundo en el que vivimos hoy, siempre es algo. … Está en el fondo de tu mente “, dijo Rockhold, y agregó que estaba orando por los heridos. “Hoy tengo la suerte de que mi hijo esté a salvo”.