La Secretaría de Salud en Quintana Roo reportó que se duplicaron los prediagnósticos de cáncer de mama y de cuello uterino a 407, en comparación con los 187 registradas en el 2020 en el mismo periodo

Aumentan en un 117.64 por ciento las displasias y neoplasias en la entidad, al registrarse hasta el mes de julio de este año 407 contra las 187 del año pasado, de acuerdo con el boletín epidemiológico de la Secretaría de Salud en Quintana Roo (SESA).

La zona norte de la entidad es la que registra los porcentajes más altos, donde Benito Juárez es el municipio que mayor aumento registró con 199 casos, seguido de Solidaridad con 62 y Cozumel con 49; mientras que Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos registraron 5 y 4 casos respectivamente, Bacalar es el único municipio que registró cero casos.

Para muchas mujeres el diagnóstico de displasia moderada es como decirles que tienen cáncer, expresa Rosario “F”, quien pensó en ese momento en cómo decírselo a sus padres si sólo tenía 22 años y se sentía derrumbada.

“No sabía cómo decirles, aun cuando era independiente y vivía en mi propio departamento era algo muy difícil de asimilar y poder expresar, tenía un nudo en la garganta, entre sueños escuchaba a la doctora decir que se había encontrado algo anormal en mi resultado de papanicolaou, por lo que se realizaría una biopsia eso fue el inicio de un recorrido de citas al ginecólogo y a la clínica de displasias”.

Las displasias moderadas y severas o lesión intraepitelial escamosa de alto grado, es una forma más grave de displasia del cuello uterino y se deben tratar por el alto riesgo de transformarse en lesiones cancerosas, explica el ginecólogo Fernando González, por ello un diagnóstico temprano es muy importante.

Los cambios anormales en las células de la superficie del cuello uterino se definen como displasia cervical; el cuello uterino es la parte inferior del útero (matriz) que desemboca en la parte superior de la vagina, estos cambios no son cáncer, pero pueden causar cáncer de cuello uterino si no se tratan, de acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer.