Un equipo internacional de arqueólogos ha descubierto un vecindario desconocido en la ciudad maya de Tikal utilizando tecnología LIDAR. Los detalles de la investigación fueron publicados en Antiquity.

Tikal es uno de los centros mayas más grandes, ubicado en la cuenca del Petén en la actual Guatemala. En su apogeo durante el Período Clásico (200 a 900 d.C.), la ciudad dominó gran parte de la región maya política, económica y militarmente.

Como parte de un estudio de la Iniciativa Pacunam Lidar, un consorcio de investigadores utilizó LIDAR en un área que se suponía era colinas naturales. Sin embargo, el escaneo ha revelado un gran vecindario previamente desconocido, diseñado para parecerse a estructuras en la ciudad más más grande y poderosa de la antigua América: Teotihuacan.

“Lo que habíamos tomado por colinas naturales, en realidad se mostró modificado y conformado a la forma de la ciudadela”, dijo Stephen Houston, profesor de antropología en la Universidad de Brown. “El área que posiblemente fue el palacio imperial en Teotihuacan”, añadió.

scaan 2
La estructura recién descubierta se parece mucho a los edificios de Teotihuacan. / Thomas Garrison/Pacunam

Conocida relación

De momento no se sabe quién construyó esta réplica a menor escala y por qué, pero muestra sin lugar a dudas que hubo un nivel de interacción diferente entre Tikal y Teotihuacán de lo que se creía anteriormente.

Los arqueólogos han sabido durante décadas que las dos ciudades estaban en contacto y a menudo comerciaban siglos antes de que Teotihuacan conquistara Tikal alrededor del año 378 d.C. Lo sabemos por la evidencia de las élites mayas en Teotihuacan, intercambiando rituales culturales y funerarios entre las dos ciudades.

Pero los hallazgos y las excavaciones del LIDAR demuestran que Teotihuacan hizo más que solo comerciar. La gran ciudad influyó culturalmente en la ciudad más pequeña de Tikal antes de conquistarla.

“El complejo arquitectónico que encontramos parece haber sido construido para gente de Teotihuacan o aquellos bajo su control”, explica Houston. “Quizás fue algo así como un complejo de embajadas, pero cuando combinamos investigaciones anteriores con nuestros últimos hallazgos, sugiere ocupación o vigilancia. Por lo menos, muestra un intento de implantar parte de un plan de ciudad extranjera en Tikal”, agregó.

Mini Teotihuacan

Las estructuras fueron diseñadas a menor escala que la ciudadela de Teotihuacan, con un complejo adyacente de edificios residenciales. En estos últimos los investigadores descubrieron puntas de proyectil elaboradas con pedernal, un material comúnmente utilizado por los mayas, y obsidiana verde, usado por los habitantes de Teotihuacan.

“Las excavaciones en el medio de la ciudadela de Teotihuacan han encontrado los entierros de muchas personas vestidas como guerreros. Parecen haber sido sacrificadas y colocadas en fosas comunes”, señaló Houston.

uanto más se enteren, asegura Houston, más espera que comprendan la presencia de Teotihuacán en Tikal. Al mismo tiempo, podremos entender cómo su poder imperial cambió el diverso panorama cultural y político en Mesoamérica.

Por otro lado, la actual tecnología de imágenes nos permite descubrir edificios y estructuras antiguas que no son visibles en la superficie. Seguir utilizándola ampliará más nuestro campo de conocimiento.