El incendio registrado en la discoteca Baby’O de Acapulco fue derivado de un ataque, indicó Eduardo Cesarman, dueño del recinto.

«Las autoridades dicen que es un corto circuito lo cual es una mentira… la realidad es que llegaron a incendiar el lugar», mencionó el empresario en entrevista con un medio nacional.

En su relato, Cesarman explicó que las llamas en el lugar fueron provocadas por un grupo de hombres que irrumpieron en el inmueble y rociaron combustible.

«Lo que me cuenta el policía tres personas entraron con unos bidones; él asume que echaron material incendiario adentro, en la alfombra, lo prendieron y se fueron», explicó.

Por su parte, la Fiscalía General del Estado de Guerrero confirmó que se inició una carpeta de investigación por el delito de daños ocasionados.

En seguimiento al caso, el Ministerio Público solicitó a los abogados de la empresa los videos de las cámaras de seguridad en el lugar, los cuales no han sido entregados, indicó en un comunicado.