El secretario de Salud en Coahuila, Roberto Bernal Gómez, destacó que, gracias al trabajo realizado por el personal y especialistas del área de Zoonosis del Estado, no se han presentado casos de rabia humana transmitida por perros o gatos desde hace 27 años.

En el marco de la conmemoración del Día Mundial contra la Rabia, el funcionario hizo entrega, a nombre del gobernador Miguel Riquelme Solís, de una unidad vehicular que vendrá a reforzar las acciones del programa de Vacunación Antirrábica, así como las estrategias para reducir la presencia de casos de rickettsiosis y brucelosis.

Enfatizó que pese a la actual emergencia sanitaria por el Covid- 19, con el apoyo del gobernador Miguel Riquelme, el personal de la dependencia mantiene las brigadas en zonas estratégicas de toda la entidad.

“Debo indicarles que todos se encuentran perfectamente identificados para poder aplicar estas vacunas a las mascotas y realizar la esterilización”, detalló.

“Principalmente acudimos a las zonas rurales o a colonias donde existe una alta incidencia de este tipo de animales, exhortamos en cada campaña a los dueños a ser responsables y a llevarlos para que queden inmunizados”, ahondó.

Manifestó que en promedio anual se aplican poco más de 300 mil vacunas contra la rabia con el apoyo de las 8 Jurisdicciones Sanitarias.

Por su parte, Martha Alicia Romero Reyna, subdirectora de Prevención y Promoción de la Salud del Estado, indicó que este apoyo permitirá el traslado del personal, materiales y suministros: “Contamos ya con unidades que nos apoyan en diversas zonas, especialmente en donde hemos detectado posibles riesgos epidemiológicos”.

Manifestó que diariamente se trabaja en acciones de salud pública para salvaguardar el bienestar de las comunidades.

“De acuerdo a nuestras estadísticas, tenemos ya 18 años sin que se presenten casos de rabia humana y 27 años sin transmisión de rabia de perros a humanos, resultado del trabajo con la sociedad”, apuntó.

Agradeció el apoyo permanente del Centro Nacional de Programas Preventivos (CENAPRECE) de la Secretaría de Salud, que anualmente realiza una evaluación de las necesidades y se involucra de manera directa, en este caso con una inversión cercana a los 500 mil pesos.