Reino Unido sucumbe al pánico de combustible

Como si de una película apocalíptica se tratara, la enorme escasez de transportistas en Reino Unido está dejando escenas poco creíbles, los británicos están empezando a acaparar combustible ante el miedo al desabastecimiento.

El Gobierno de Boris Johnson ha rechazado la ayuda del Ejército por el momento y en vez de eso ha emitido miles de visados para atraer a conductores extranjeros que distribuyan el combustible de las refinerías a las estaciones de servicio.

No es que falte de suministro, sino la falta de transportistas que muevan el combustible, el Brexit ha provocado un caos burocrático y un empeoramiento de las condiciones laborales que pocos profesionales del transporte están dispuestos a aceptar.

El Gobierno ha emitido 5.000 visados de hasta tres meses para camioneros extranjeros para que la campaña navideña no resulte en un completo caos, y ha pedido a la población que no acapare gasolina de forma compulsiva.

Aún así ya se han visto imágenes de peleas en algunas gasolineras mientras se forman largas colas en los accesos a las estaciones.