Recientemente, y en el marco de la jornada mundial del migrante, el Papa Francisco realizó un llamado a los gobiernos del mundo. En su mensaje, el sumo pontífice de la iglesia católica, buscó la unión de los gobiernos en la implementación de un mundo inclusivo.

“Estamos llamados a construir un mundo cada vez más inclusivo, que no excluya a nadie. Me uno a quienes, en las distintas partes del mundo, están celebrando esta Jornada”, manifestó el Papa.

Posteriormente, el pontífice indicó que para mejorar la situación en el mundo, hace falta caminar juntos, sin prejuicios y sin miedos. Esto pues a su consideración, las personas migrantes, refugiados, desplazados, víctimas de trata u abandonados, han sido los más afectados.

En este punto es necesario destacar, que la lucha del Papa Francisco comenzó en el año 2013, pues desde su llegada al puesto, la acogida de los migrantes ha sido uno de los principales objetivos.

“No cerremos las puertas a su esperanza”, agregó el papa.
“La cerrazón es la raíz de muchos males de la historia, del absolutismo que a menudo ha generado dictaduras y de muchas violencias hacia quien es diferente”, finalizó el sumo pontífice.