Aun no se ha podido determinar la edad y el sexo de los individuos a los que pertenecen los cadáveres, así como las causas de la inhumación.

Un antiguo entierro con los restos de dos personas fue descubierto cerca del pueblo de Beliáyevka, en la región rusa de Oremburgo.

Los dos individuos, yacen en posición fetal, tienen las manos y piernas en contacto, de tal manera que los esqueletos forman una figura parecida a un corazón.

Los arqueólogos responsables del hallazgo, el entierro data de los siglos XVIII-XVII a. de C., cuando la zona vivía la Edad de Bronce.

La edad y sexo de los sepultados, así como otros detalles y las causas de la inhumación, todavía están por determinar.