La mayoría de los adultos estadounidenses ya dicen que están algo o extremadamente ansiosos por el efecto que la crisis climática tiene en su salud mental, según una encuesta de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría. Eso se suma al estrés de tratar de protegerse contra el coronavirus.

En los países en desarrollo, millones de personas lidian con los efectos psicológicos del calentamiento global hace años. El aumento de las temperaturas en Nigeria contribuye a la desertificación, lo que obligó a los pastores del norte a trasladarse al sur para alimentar a su ganado.

El desplazamiento precipitó enfrentamientos con los agricultores. El miedo a la violencia por recursos cada vez más escasos no es inusual.

La gran cantidad de personas en todo el mundo susceptibles al estrés inducido por el clima ha fomentado un sentido de urgencia entre los profesionales de la salud mental que buscan comprender el problema.

Prácticamente cualquier persona “podría verse afectada por la ansiedad climática, independientemente de su propia vulnerabilidad personal o seguridad relativa”, según Susan Clayton, profesora e investigadora de psicología en The College of Wooster en Ohio.

Varios estudios hallaron una minoría considerable que dice que el clima cambiante ya afecta su funcionamiento normal. Andrew Bryant, consejero de Seattle, dijo que las personas están ansiosas por el calentamiento global y por verse directamente afectadas por un desastre climático.

Janet Lewis, psiquiatra de Nueva York, dijo que las personas están luchando con la disonancia de actividades y cosas cotidianas que saben que son perjudiciales, como comer carne roja o conducir un auto que usa gasolina.

Los expertos en salud mental enfatizan que la comunicación con amigos y familiares sigue siendo una forma eficaz de afrontar la situación; no todo el mundo necesita un terapeuta.

Aún así, solo el 37 por ciento de los estadounidenses dicen que hablan sobre el calentamiento global de manera regular con personas cercanas a ellos, según una encuesta de Yale Program on Climate Change Communication.