Tras el regreso a clases presenciales en el Estado de México, Gerardo Monroy, Secretario de Educación estatal, recalcó que no se presionará a los padres de familia que no quieran que sus hijos regresen a las actividades presenciales. Así mismo, el titular también adelantó que habrán sanciones para las instituciones que nieguen el acceso a la educación a distancia.

Tras reunirse con un grupo de empresarios del Consejo de Cámaras y Asociaciones del Estado de México (Concaem), el titular rechazó que exista una presión por parte de las autoridades estatales o federales, para que los alumnos regresen de forma obligatoria a las aulas.

En este punto, cabe resaltar que a través de las redes sociales, los padres de familia han manifestado su molestia ante las exigencias en cierto plantes para el regreso a las actividades escolares. Es por esa razón que el funcionario reiteró que se mantendrá la modalidad híbrida privilegiando las clases a distancia.

“Sin lugar a dudas es una activación en la que se refuerza la educación presencial, estamos también a a distancia, por varios medios, en televisión, radio, las diversas plataformas y no hay esa indicación, no hay esa obligatoriedad. Estamos apostando por llevar la educación presencial, pero seguimos con la parte híbrida”, recalcó.
“Estamos repartiendo los libros, los cuadernillos e incluso coordinados con los padres de familia. Hago el compromiso de reforzar esa parte, no hay esa instrucción, hay la instrucción de llevar la educación presencial”, agregó.

Por último, Gerardo Monroy indicó que se encuentra a la disposición de los padres de familia ante cualquier duda o anomalía presente en los planteles educativos de la entidad.