El presidente de la Junta de Coordinación Política, Maurilio Hernández González, ha declarado que, a pesar de la presión de las familias de personas presas por delitos graves que buscan la amnistía, estas no pueden ser tomadas a la ligera y tienen que investigarse antes de tomar una decisión.

Hasta el momento, se han liberado más de mil presos conforme los parámetros de la Ley aprobada en enero, ante esto Maurilio añadió que la Ley de Amnistía no fue aprobada pensando en liberar las cárceles o para depurarlas, si no para aplicar justicia a aquellos que la requieren, cosa que se ha cumplido.

Si estás solicitudes fueran tomadas a la ligera y aprobadas solo por el hecho de las manifestaciones, que a pesar de todo son entendibles, se podría caer en irresponsabilidades como soltar a alguien que haya cometido un delito, comentó.

Finalmente, detalló que, a pesar de sus declaraciones, no está negando que estas solicitudes lleguen a una resolución, solo que necesitan más investigación para poder estar seguros de tomar la decisión de otorgar las amnistías.