El pueblo mágico de Metepec en el Estado de México se caracteriza por la elaboración de las piezas artesanales más famosas del país. Tal es el caso de los populares “árboles de la vida”.

Se trata de unos árboles o arbustos de barro que forman parte de la tradición de este ya conocido pueblo mágico. La fabricación de figuras de barro data desde 1800 a.C. La coloración de las mismas inició más tarde.

Pronto se les aplicó un simbolismo religioso a muchos objetos de este material.

El significado de la figura depende de la cultura, pero por lo general se le asocia con las ideas de inmortalidad y fertilidad.

Y poco a poco su popularidad abarco todo el país, a tal grado, que, en el 2009, el Gobierno de México, registró el árbol de la vida como una marca de los habitantes de los municipios de Metepec y Calimaya, para evitar plagios.

El árbol de la vida más tradicional contiene una serie de imágenes importantes de pasajes bíblicos.

En la parte superior de la escultura se coloca una imagen de Dios; debajo, las ramas del árbol que tienen relación con la creación del mundo en siete días.

Otras imágenes características son el sol y la luna, Adán y Eva, algunos animales, flores y frutos que simbolizan el paraíso.

De igual manera, aparece la serpiente de la historia bíblica en la parte inferior, al igual que el Arcángel Miguel que expulsó a Adán y Eva del jardín del Edén.

En general, la escultura se ve como un candelabro.

Actualmente se crean árboles de la vida con temas completamente ajenos a la Biblia.

Si quisieras aprender un poco más sobre la creación de figuras de barro te recomendamos accesar aquí.

Visita Metepec y adorna tu hogar con un bello árbol de la vida.

José Pablo Moncayo: autor del Huapango más famoso del mundo