La efervescencia cultural que vivía la ciudad de Oaxaca, antes de la pandemia, era incomparable con otras ciudades del país. En la nueva normalidad, en la que son pocos los espacios culturales que han sobrevivido a la crisis económica, en pleno centro histórico, florece un espacio creativo dedicado a visibilizar el arte oaxaqueño. Como un lugar que retoma la idea de urbanidad, jardinería, exhibición de arte y punto de encuentro para creadores, florece Corazón de Guaje.

Con amplios espacios abiertos para la exhibición de piezas que van desde la instalación, cerámicas, pinturas, textiles, gráfica, hasta propuestas escultóricas, de paisajismo y diseño arquitectónico, este centro de encuentro es una apuesta clara por impulsar proyectos artísticos multidisciplinarios. Otra vertiente que impulsan es la literatura.

Ciudad de la literatura

En ese tenor, el crítico de arte, Guillermo Santos, comentó que pretenden mostrar a Oaxaca como una ciudad de la literatura: “Queremos hacer relevante que la literatura y el arte estén presentes. Oaxaca posee una enorme corriente cultural que ha sido asimilada por los ciudadanos, quienes están orgullosos de lo que aquí ocurre y que son parte de quienes propician estas manifestaciones  artísticas”.

En la posteridad, el equipo de Corazón de Guaje busca interactividad entre artistas y su público, para hacer evolucionar los lenguajes: “Vamos a abrirnos a otras disciplinas, para ser el centro de reunión de voces que contribuyen con la dinámica social”.

De esta manera buscan ser un sitio que propicie la interacción y colaboración entre creadores, donde se colabore con las dudas desde la ciudadanía, haciendo proyectos culturales. Santos afirmó que la sociedad civil es la que más ha aportado al desarrollo cultural y esta iniciativa es un ejemplo, una forma de construir, hacer ciudadanía y estado, así como cuestionar desde el arte estas formas políticas.

Este espacio localizado en la calle de Constitución es fundado por Luis Zárate, quien con sus colegas y equipo proponen un nuevo centro interdisciplinario en el que conocimiento y lenguaje sepan dialogar para encontrar nuevos horizontes. “Queremos ser un lugar en donde se priorice el diálogo entre creadores de ámbitos y disciplinas diferentes”.

Cierto de que lleva un camino largo en la propuesta de arte para espacios como el Jardín Etnobotánico, fundado por Francisco Toledo y otros, como el propio Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca, Luis Zárate recordó que estas iniciativas tienen mucho que ver con el activismo cultural de artistas, así como de la ciudadanía.

Apoyo a artistas jóvenes

“Ahora abrimos este espacio a que sea un lugar de diálogo, conversación y que facilite con estos medios producciones de gráfica, libros, escultura y pintura, así como fomentar la producción de artistas jóvenes que están haciendo cosas muy interesantes. También queremos vincular todas estas especialidades con la ciudadanía”.

Entre las calles de Pino Suárez y Avenida Juárez, este espacio pone especial énfasis en la reflexión en torno al espacio público, el diseño arquitectónico y de paisaje, así como la búsqueda de una geografía creativa y de debate social.

En un encuentro con la prensa, los artistas: Yari Montes, Didier López Carpio, García Agustín, Luis Zárate, Frida Castañeda, Armando Guerrero, Kunt Vargas y Guillermo Santos, compartieron sus procesos creativos; su obra se puede apreciar en la exhibición colectiva en curso, en la que además se podrá ver obra de José Villalobos y Remigio Mestas.

¿Cuándo y dónde?

De lunes a domingo, de 12:00 a 20:00 horas, en Constitución 303, Centro, Oaxaca de Juárez.