Este fin de semana, la Unidad de Rescate Aéreo “Relámpagos”, celebró 27 años de servicio, a la población mexiquense y mexicana en momentos de desastres naturales o emergencias. El grupo “Relámpagos” suma alrededor de 11 mil 200 operaciones, como ambulancias aéreas, rescates con grúa, extinción de incendios, apoyo en desastres, traslado de órganos, código mater, neonatales, así como operaciones de seguridad pública.

En múltiples ocasiones, este cuerpo de rescate ha sido reconocido por sus acciones las cuales lo colocan como el grupo de rescate aéreo más importante del país, es por esa razón que han recibido reconocimientos por su labor en las inundaciones de Tabasco y Chiapas del 2008, año en el que obtuvieron el galardón internacional al Heroísmo en helicóptero, otorgado por la industria de la aviación y las organizaciones de cuerpos de rescate, a través de la revista especializada Rotor & Wing.

Así mismo, durante la administración del Gobernador Alfredo Del Mazo Maza, la Comisión Nacional Forestal otorgó un reconocimiento extra por la labor del agrupamiento como integrante del Comité Estatal de Manejo de Fuego durante la temporada de incendios forestales 2021, en julio pasado.

Con el objetivo de otorgar servicio con alto nivel de calidad, a partir de 2014 el Grupo “Relámpagos” se apegó a la norma oficial NOM-034SSA3-2013, a través del equipamiento de las aeronaves y del entrenamiento de las tripulaciones, con lo que consiguieron la certificación como servicio de ambulancia aérea de cuidados críticos por parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y de la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios del Estado de México (Coprisem).

Hoy, el grupo “Relámpagos” se encuentra conformado por 12 Capitanes Pilotos Aviadores, nueve Paramédicos Rescatistas, tres Operadores de Sistema de Grúa, siete oficiales tácticos y radio operadores, comisionados de la Secretaría de Seguridad, así como de un responsable médico, que durante las 24 horas de los 365 días del año están atentos y dispuestos para acudir al llamado de quien lo necesite.

“El formar parte de la Unidad de Rescate Aéreo del Gobierno del Estado de México es un orgullo porque está conformado por muchas personas, por pilotos, por operadores de sistema, por oficiales tácticos aéreos y todas aquellas persona que están en el detrás de cámaras, el personal de despacho, mantenimiento, el personal que se encarga de brindar cada uno de esos eslabones de esta cadena de sobrevida en los pacientes, eso es una satisfacción el formar parte de este gran equipo que día con día trabaja para ayudar a todos los mexiquenses”, manifestó Víctor Figueroa, paramédico rescatista.

“Estar a cargo de esta gran Unidad es una gran responsabilidad, pero además me siento orgulloso de pertenecer a ella por la ayuda que le podemos dar a los mexiquenses y a los mexicanos en nuestro país”, finalizó el Capitán Salvador De Alba, jefe de la Unidad de Rescate Aéreo.