El presidente de E.U, Joe Biden, ha afirmado que la “construcción de una nación” nunca fue el objetivo de la presencia militar estadounidense en Afganistán, y aseguró que la misión de Washington era evitar cualquier ataque a su país.

“Nuestra misión en Afganistán nunca fue la construcción de una nación. Nunca fue crear una democracia unificada y centralizada”, declaró.

Se ha revelado que Biden no consideraba que la llegada al poder de los talibanes fuera “inevitable”, ya que fueron las fuerzas afganas quienes decidieron no “luchar por su país”.

  • Los enfrentamientos armados en Afganistán se recrudecieron poco después de que Biden anunciara en abril la retirada de los últimos 2.500 militares del país, lo que motivó el inicio de las ofensivas talibanas para recuperar el poder y el territorio perdido con la intervención estadounidense.
  • El movimiento talibán tomó el control de su primera capital provincial el pasado 6 de agosto capturando la ciudad de Zaranj, en la provincia sudoccidental de Nimroz, y se fue apoderándose de más y más provincias a lo largo de la semana.
  • Tras entrar en Kabul, el portavoz de la Oficina Política de los Talibanes, Mohammad Naeem, declaró que “la guerra ha terminado en Afganistán” y que pronto estarán claros el tipo de gobierno y el régimen que se implantarán en el país. Paralelamente, Ashraf Ghani renunció a la presidencia y huyó del país para evitar enfrentamientos con los insurgentes y un “derramamiento de sangre”.