El gato de la película de Shrek en la vida real

Pisco, un gato que vive en la ciudad de Nueva York y que en apariencia es muy similar a la del personaje de Shrek el Gato con Botas ya que cuenta con unos ojos tan adorables que parecen de mentira.

Pisco no habla, mucho menos con un acento español, pero no lo necesita para conseguir lo que quiere.

Este carismático gato pelirrojo posee ojos que pueden enamorar a cualquiera, y sus dueños se han encargado de tomar fotografías y colocarlas en su cuenta de Instagram para complacer a sus fans.

La raza de este felino es un Británico de pelo corto dorado. Pero sus ojos son verdaderamente especiales, gracias a sus grandes pupilas, que no parecen ser producto de ninguna anomalía en especial, solo es adorable de nacimiento.