El littering o abandono de residuos es uno de los más graves problemas medioambientales que sufre nuestro entorno. No sólo ensucia campos, ríos y océanos si no que afecta a la supervivencia de su fauna, contaminando y asfixiando sus medios de vida, y también amenazando la nuestra.

Y es que el agua de los océanos además de  generar la mayoría del oxígeno que respiramos, proporciona un medio de vida a más de 3 mil millones de personas y, sin embargo, seguimos permitiendo que todos los años lleguen a los mares y océanos cerca de 10 millones de toneladas de basura.

Las informaciones que la ONU maneja sobre sus consecuencias son escalofriantes: asegura que entre el 50% y el 80% de las tortugas marinas encontradas muertas habían ingerido deshechos plásticos. No sólo ellas, al menos 267 especies han sufrido enredos en ellos o los han ingerido.

Para el año 2025 podría llegar a haber 250 millones de toneladas de plástico en los océanos, según Ocean Conservancy. Por todo ello, Ecoembes está especialmente sensibilizada con el “littering” o el abandono de basura e implicada en varias iniciativas para combatirlo.

Hay que destacar que por cada kilómetro cuadrado de océano se encuentra un promedio de 13 mil trozos de desechos plásticos, así que la campaña utiliza la medida de 1m2 como medida simbólica del valor que tiene el espacio que habita un ser vivo.

La solución podríamos encontrarla en el reciclaje, pareciera que a primera vista no tiene nada que ver pero lo cierto es que más de 4,8 millones de toneladas de plástico procedentes de tierra firme acaban en el mar cada año.

El tema del reciclaje últimamente ha estado presente, pero aunque la mayoría de las personas saben en qué consiste, realmente son muy pocas las que llevan esta acción a cabo, y si realmente se busca cumplir los objetivos al proponer productos hechos de plástico reciclado, primero hace falta crear una mayor conciencia ambiental en la población.