Tras la pasada cumbre en la que estuvieron presentes ambos países durante el mes pasado también en Ginebra, esta vez fueron representantes de ambos países los que mantuvieron una ronda de conversaciones para estabilizar la relación bilateral en Ginebra..

La reunión se llevó a cabo a puertas cerradas y sin medios de comunicación. Comenzó de madrugada y las delegaciones estuvieron encabezadas por la número dos del Departamento de Estado, Wendy Sherman, del lado estadounidense, y por el viceministro de Relaciones Exteriores Serguéi Riabkov, del ruso.

“Las discusiones en Ginebra fueron profesionales y sustanciales y ambas delegaciones acordaron volver a reunirse en sesión plenaria a finales de septiembre”, explicó Ned Price, vocero de la diplomacia estadounidense.

Por su parte, la diplomacia rusa fue aún más escueta y no mencionó que se vaya a celebrar ningún encuentro a finales de septiembre, pero sí que se refirió al “desarrollo ulterior de la cooperación”.

Finalmente, cabe destacar que es de vital este tipo de charlas, pues el armamento nuclear es un tema mucha importancia, por la capacidad destructiva de estas, y el impacto que logran generar en su entorno, por lo que se espera que la relación de ambos países avance con buenos términos durante los próximos años.