Una fuerte explosión ocurrida este martes en una planta química en la ciudad occidental alemana de Leverkusen dejó un muerto, provocó que se emitiera una advertencia de “peligro extremo” y se instara a los residentes de la ciudad a cerrar ventanas y puertas.

Autoridades de Leverkusen indicó que había desplegado un gran número de agentes. Además, cerró una autopista cercana e instó a los residentes a mantener las vías libres para los servicios de emergencia.

La empresa Currenta, que gestiona la planta detalló que hay cuatro trabajadores desaparecidos.