Este martes se notificó formalmente la nulidad de la carta de naturalización del australiano atendiendo una demanda de lesividad interpuesta por la cancillería.

Se considera que un activo de naturalización es lesivo cuando se otorga sobre la base de ocultación de hechos relevantes, documentos falsos o el cometimiento de fraude a la ley en el procedimiento de concesión, por ejemplo, el hecho de que carta de naturalización tuvo múltiples inconsistencias: firmas distintas, posible alteración de documentos y tasas impagas, entre otras.

Abogado de Assange, Carlos Poveda, dijo en su cuenta de Twitter que “No respetaron debido proceso, imposibilitan comparecencia de demandado. Ojalá no sea otro caso ya juzgado por la opinión publica”. Añadió que no se valoró “medios probatorios o ponderar validez. Por ventaja, aún hay recursos”.

Assange recibió la ciudadanía ecuatoriana en enero de 2018 como parte de un fallido intento del gobierno de Lenín Moreno de convertirlo en diplomático para sacarlo de la embajada de Londres, pero el Tribunal Contencioso Administrativo de Pichincha revocó tal decisión el lunes.

“este es un pronunciamiento de la justicia, que ha actuado en forma independiente y seguido el debido proceso frente a un caso acontecido en el gobierno anterior y que le fue planteado por el mismo gobierno anterior”. señaló la cancillería.

Assange, de 50 años, está encarcelado en la prisión de alta seguridad de Belmarsh desde su arresto en abril de 2019 en la embajada ecuatoriana en Londres, donde permaneció siete años bajo asilo para evadir la extradición a Suecia para responder a denuncias de violación y asalto sexual. Suecia desistió del caso en 2019 debido al tiempo transcurrido.

Estados Unidos ha pedido en extradición al australiano, atendiendo al hecho de que fiscales estadounidenses han presentado 17 cargos de espionaje y uno de mal uso de una computadora por la publicación de miles de documentos militares y diplomáticos filtrados. Los cargos conllevan una pena máxima de 175 años de prisión.

El Tribunal Superior de Gran Bretaña ha otorgado permiso al gobierno de Estados Unidos para apelar una sentencia de que no se puede extraditar al fundador de WikiLeaks al país norteamericano para responder a cargos de espionaje.