Ante el aumento de casos positivos de COVID-19, Tlalnepantla pasa de amarillo a semáforo epidemiológico naranja (etapa de riesgo alto), por lo que a partir de este lunes 26 de julio se retoman acciones para evitar nuevos riesgos de contagio y reducir la transmisión del virus.

Las actividades económicas permitidas deberán limitarse a un aforo máximo del 50 por ciento de su capacidad como centros comerciales, mercados, restaurantes, entre otros.

Quedan suspendidos los eventos masivos de cualquier tipo, así como  establecimientos dedicados a la venta de alcohol para su consumo inmediato o copeo como lo son bares, cantinas, salones de baile, discotecas, centros nocturnos, botaneros y cerveceros.

Se exhorta a la ciudadanía a continuar con las medidas sanitarias, el uso de cubrebocas, lavado constante de manos, uso de gel antibacterial, mantener la sana distancia y evitar aglomeraciones.