Decenas de miles de personas se manifestaron en diferentes ciudades de Francia para protestar contra nuevas medidas anticovid, como la exigencia de un certificado sanitario o la vacunación obligatoria para algunos profesionales.

En total, el ministerio del Interior contabilizó 136 concentraciones en las que participaron 114.000 personas: 18.000 en París divididas en varias manifestaciones y 96.000 en el resto del país.

El presidente francés Emmanuel Macron anunció el lunes la obligación de vacunarse para el personal sanitario y otras profesiones, y la necesidad de poseer un certificado sanitario conforme la persona está vacunada o es negativa de COVID para acceder a la mayoría de lugares públicos a partir de agosto.

“Libertad”, “No a la dictadura sanitaria”, “Macron renuncia”, gritaban miles de manifestantes congregados a orillas del río Sena, en el centro de París, en una de las tres protestas celebradas en la capital.

Entre los manifestantes proliferaban las banderas francesas y algunos llevaban estrellas amarillas, como las que se obligaba a llevar a los judíos en la Alemania nazi, con la inscripción “certificado sanitario”.

“Estamos en una dictadura, estamos en una tiranía. Esto se llama apartheid entre vacunados y no vacunados”, dijo el destacado político ultraderechista Florian Philippot, que se encontraba en la cabecera de la marcha.

También hubo concentraciones en ciudades como Marsella, Niza, Toulouse, Lilla o Estrasburgo.