Al retomar la frase de Benito Juárez de “el triunfo de la reacción es moralmente imposible”, el Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró este domingo que “llueva, truene o relampaguee” se consumará la cuarta transformación (4T) en la vida púbica de México.

Al encabezar en Acapulco, Guerrero, la supervisión de la construcción del túnel Puerta Costa Grande, el Presidente recordó que Gabriel Quadri, diputado federal electo por la alianza PRI-PAN-PRD, al que llamó “un académico, de esos sabiondos”, escribió que México saldría adelante solo si desaparecieran los estados de Chiapas, Oaxaca y Guerrero.

“Hace poco, un académico, de estos sabiondos -ahora creo que va a ser hasta diputado- se atrevió a decir que México saldría adelante sólo si desaparecía Chiapas, Oaxaca y Guerrero, es de pena ajena. Así son nuestros adversarios, los conservadores, por eso, como decía Juárez, el triunfo de la reacción es moralmente imposible.

Acompañado del gobernador Héctor Astudillo, el presidente López Obrador afirmó que tiene mucho que agradecer al pueblo de Guerrero, pues recordó que las tres veces que participó como candidato a la República “aquí en Guerrero votaban por mí, votaron siempre por el cambio, por la transformación que represento y no voy a fallarle al pueblo de Guerrero”.

El Presidente López Obrador supervisó el avance en la construcción Libramiento Poniente de Acapulco, cuya obra inició en 2012, en donde reclamó que su gobierno heredó obras inconclusas.

“Me da mucho gusto el que se haya reiniciado esta obra, que comenzó a construirse en 2012, y que se abandonó y es una obra como lo mencionó el gobernador Héctor Astudillo muy importante. Es un libramiento que une a la Costa chica con la Costa grande, para no tener que atravesar por Acapulco”, dijo.