Mediante una iniciativa de reforma electora presentada por Ricardo Monreal, coordinador del Partido Morena en el Senado de la República, se busca prohibir y sancionar las acciones de a influencers y actores para incidir en la decisión de los ciudadanos en las urnas al emitir mensajes en redes sociales durante la llamada veda electoral; es decir, tres días antes de unos comicios.

Cabe recordar que diversos personajes públicos como Raúl Araiza, el youtuber AlexXxStrecci, y exintegrantes de Acapulco Shore, entre otros, publicaron en redes sociales videos para llamar a votar a favor del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) durante la llamada veda electoral, plantea prohibir está práctica recurrente de dicho partido y multas de entre 500 y hasta 200 mil días de salario mínimo.

No contempla disposiciones que tengan alcance en la difusión de mensajes que constituyen propaganda electoral o campaña en medios diversos a la televisión o la radio, en los que se realice un contrato, pago o pacto, como las plataformas de Internet, propiciando con ello que se evada la ley en los tiempos que se encuentra prohibida su difusión”.

La propuesta recuerda que la Sala Regional Especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinó que la participación de dichos influencers en el pasado proceso electoral de junio -aun y cuando los mensajes se difundieron en el período de reflexión-, no constituía una infracción a la norma, debido a que la emisión de los mismos se realizó de “forma espontánea, en ejercicio de la libertad de expresión, sin que haya mediado un vínculo con el partido político, ello, al no encontrar elementos de prueba respecto a la relación existente con el instituto político entonces denunciado”.

Frente a este vacío, Monreal Ávila propone reformar la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, que  para quedar “el día de la jornada electoral y durante los tres días anteriores, no se permitirá la celebración ni la difusión de reuniones o actos públicos de campaña, de publicación o difusión de propaganda o de proselitismo electorales por ningún medio“.

Asimismo difundir por cualquier medio, durante el periodo prohibido por el artículo 251 de esta ley, propaganda o actos de proselitismo con los mismos fines, que hayan sido contratados, pagados o pactados; con multa de hasta quinientos días de salario mínimo general vigente; en el caso de aportaciones que violen lo dispuesto en esta Ley, o tratándose de la compra de tiempo en radio y televisión para la difusión de propaganda política o electoral, con multa de hasta el doble del precio comercial de dicho tiempo.

La misma sanción se aplicará en caso de que, durante el periodo prohibido por esta Ley difundan, por cualquier medio, propaganda política o electoral que hay sido contratada, pagada o pactada; las personas morales por las conductas señaladas en la fracción anterior: con multa de hasta cien mil días de salario mínimo general vigente para el Distrito Federal, en el caso de aportaciones que violen lo dispuesto en esta Ley, o tratándose de la compra de tiempo en radio y televisión para la difusión de propaganda política o electoral, con multa de hasta el doble del precio comercial de dicho tiempo.

“La misma sanción se aplicará en caso de que, durante el periodo prohibido por esta Ley difundan, por cualquier medio, propaganda política o electoral que hay sido contratada, pagada o pactada”.

Lo que se plantea es sancionar aquellos actos por los que se difunda información en medios diversos a la televisión y la radio que se encuentre prohibida por situarse en el periodo denominado comúnmente como veda electoral, así como la pretensión de simular dicha difusión como ejercicio de la libertad de expresión, cuando en realidad carece de espontaneidad y oculta una concertación entre partidos políticos o candidatos con ciudadanos o empresas a fin de beneficiarse de esa propaganda durante el periodo reflexión”, agregó la iniciativa.

Monreal dijo que lo que se pretende es que la legislación de la materia extienda sus alcances a todos aquellos actos que, si bien en un principio gozan de una presunción de espontaneidad por haberse difundido en medios que gozan de esa característica, como los influencers de las redes sociales, en realidad constituyen actos velados de propaganda y proselitismo que se esconden bajos la pretendida libertad de expresión pues, es precisamente el carácter espontáneo lo que les beneficia.