La OMS desaconseja, por el momento, una tercera dosis de refuerzo contra el Covid-19. El organismo se lo ha traslado así a los países miembros, a los que pide ser “extremadamente cautos” y que “no se vean tentados” por algo que, en su opinión, no ayudará a equilibrar el reparto global de preparados de la vacuna.

Además, ha recordado que de administrarse, se estaría cayendo en una clara situación de desigualdad respecto a otros países, que aún no han sido siquiera capaces de inmunizar a su población más vulnerable.

El comité del organismo ha aprovechado su reunión, celebrada aproximadamente cada tres meses, para reclamar a los países que “consideren seriamente” el mantenimiento de ciertas medidas, como el distanciamiento social.

Dentro de estas recomendaciones también está la de pedir a los gobiernos que apoyen al organismo para lograr que, al menos, el 10% de la población mundial esté inmunizada para septiembre.

Volviendo a la tercera dosis, las palabras de la OMS contrastan con la situación en Israel, que esta misma semana a comenzado a administrar una tercera dosis de la vacuna en adultos inmunodeprimidos, desmarcándose como el primer país en hacerlo.