Un hombre se disponía a parquear su vehículo junto a la entrada de un edificio en una ciudad brasileña, cuando fue golpeado por otro automóvil, que salía del garaje marcha atrás.

El conductor abandonó su transporte para averiguar la causa del incidente, y en ese momento su auto empezó a desplazarse hacia atrás con un pasajero adentro. El hombre intentó pararlo, aunque sin éxito y finalmente el coche se estrelló contra unos árboles al otro lado de la calle.